La vida nos cambió en un puñado de días. Muchas veces, los  niños y adolescentes con ST no suelen llevar bien los cambios bruscos. Los padres  y madres tampoco, algunos porque también tienen ST o TOC y otras veces porque a muchos  adultos nos cuesta aceptar los cambios que no podemos controlar. La lucha contra el corona virus  durará bastante más que dos semanas. Además de cuidarnos de contraer esta pandemia, es importante cuidar nuestra salud mental, que puede verse resentida por las consecuencias del encierro forzoso. Por ello, es importante que tengáis en cuenta estos matices que:

Es posible que tengan más tics. Esto no está asociado necesariamente a que estén más nerviosos, puede que estén más tranquilos, por no estar expuestos a las exigencias del colegio. Están en el territorio donde los tics “están permitidos”: el hogar, esto relaja y invita a soltar todos los tics. Y también es probable que observéis más tics, porque estáis más tiempo con ellos.

Al igual que el resto de los niños y adolescentes, es muy importante que tengan rutinas similares o alternativas a las que estaban acostumbrados. El no tener rutinas desorganiza y genera más ansiedad y con ello, aumentan manías, los tics así como las “no deseadas” crisis de ira.

Cuidar los horarios es importante: Si se levantaban para ir al cole a las 7:30 pueden levantarse un poquito más tarde, pero no a las 11h porque pueden aparecer problemas de sueño, o agudizarse.

Es probable que necesitarán nuestra ayuda para hacer las tareas, organizar la jornada de estudio y sus momentos de ocio. Organicemos junto a ellos un planning, que seguramente no se cumplirá al 100 %. pero aunque se cumpla por la mitad, será mucho mejor a no tener ninguno.

Será muy difícil no pedirles que no se conecten a internet. Además de sus juegos preferidos, internet es su ventana al mundo, su punto de encuentro social. Sí a internet, pero con franjas horarias, combinadas con actividades que no impliquen pantallas.

Recuerda que todos los niños funcionan mejor con refuerzo positivo que con castigos. Y los niños con ST aún más. Es mejor premiarle porque apagó la consola a tiempo, con 15 minutos extra al día siguiente, que castigar retirando para siempre la consola (castigo que no lo vamos a cumplir y refuerza la conducta no deseada).

Recuerda que los niños y adolescentes con Tourette, tienen tendencia a aprender por imitación, más que por sermones interminables. Si no quieres que tu hijo grite, tú no grites. Si lo descalificas, él lo hará también. Si no meditas, él no lo hará. Si bailas, seguramente se pondrá a bailar junto a ti. Si te ve relajado, él o ella seguramente se calmará también.

Mirar una peli con palomitas, jugar a juegos de mesa, escuchar música, hacer gimnasia, hacer juntos recetas de cocina, mirar juntos a sus youtubers: genera momentos de comunicación positiva, de ocio compartidos, abre el diálogo a muchos temas. Permite mejorar el vínculo y que las pautas sean aceptadas con más naturalidad.

Permite momentos “sin control de hijos”. Ellos necesitan respirar, y tú como padre o madre también. Si estáis todo el tiempo revoloteando, os agobiaréis y resultará más difícil llevar la cuarentena.

Que colaboren en las tareas del hogar, que ellos elijan la tarea que quieran hacer y canjearla por minutos extras de play siempre funciona.

Instaurar un momento diario de meditación o relajación, es un recurso excelente para gestionar tics y el encierro.

La distracción es uno de los principales recursos para las obsesiones y compulsiones: en lugar de pelearnos con sus obsesiones, es mejor ayudarlos a distraerse con otra cosa.

Es probable que las obsesiones en relación a la contaminación o contagio se hayan disparado, porque se ha disparado también en la población no ST. Encontrar el equilibrio entre la “alarma saludable” que nos permite extremar las medidas de higiene preventivas y la “alarma de pánico”, paralizante, se torna difícil de encontrar. Pero es nuestro objetivo, por ello, trabajemos las distorsiones de nuestros pensamientos obsesivos para los cuales “nunca es suficiente”. El “nunca es suficiente”, es un pensamiento que siempre estará ahí, pero con quien no tenemos que “dialogar”. No solucionamos nada y no lleva a ningún lado

Si están en tratamiento psicológico, seguramente su terapeuta le ofrecerá hacer terapia online. Si no, la mayoría de las asociaciones de Tourette cuentan con terapeutas especializados que realizan terapia online.

Especialmente en las personas con muchos tics o con problemas de impulsividad para los cuales el tiempo fuera era un recurso funcional para gestionar la ira, la hiperactividad, el encierro puede deteriorar su regulación emocional. Dadle la preferencia a ellos de sacar a la mascota a la calle, o sacar los residuos. En los casos severos, especialmente que cursan con violencia o con tics discapacitantes, los servicios policiales que restringen la circulación tienen en consideración estos casos. Sería importante que contactéis con ellos para que les sea permitido salir unos minutos para relajarse en caso que sea necesario.

2 comentarios en ““Tourette, niños y cuarentena. Algo de esto te servirá.”

  1. Hola muchas gracias por el articulo. Una consulta puede una conducta repetitiva volverse un tics?. Mi hijo jugaba a saltar cada vez mas alto y de un día para el otro ya no podía controlar los saltos. Arrojar objetos al aire es un tics ? Como puedo ayudarlo al no poder controlar sus saltos se golpeaba sus piernas para no hacerlo.

    Responder
    • Buenos dias Verónica:
      Puede que sean tics o puede que sean compulsiones, conductas que están asociadas a unas “ganas irresistibles” o a algún pensamiento obsesivo que “le obliga a hacerlo”. La diferencia entre tic y compulsión no siempre es fácil de determinar, pero para que te orientes, si mientras más lo hace, más nervioso o ansioso se pone, es probable que sea una compulsión. Cuando se trata de un tic puede saltar o lanzar objetos sin alterarse. Sería importante que hiciera tratamiento psicológico para tics para ayudarle a gestionar estos tics o compulsiones, y la ansiedad que puede estar en juego.
      a- Trabaja con él en relajación todos los días, muestrale como los tics disminuyen cuando se relaja. Es la mejor forma de darse cuenta que él puede hacer por estos tics.
      b- No le riñas, sino que háblale de la necesidad de hacer algo por estos saltos y conductas que le traen tantos problemas, se trata de buscar una conducta alternativa (reversión del hábito), como ponerme la mano en el bolsillo, o de frenar las ganas, respirando profundo cada vez que vengan las ganas (exposición y prevención de respuesta), especialmente en aquellas situaciones sociales que le traen problemas.
      Si ves que no puedes ayudarlo, es mejor consultar, estas intervenciones terapéuticas no son extensas en el tiempo y solemos hacer una intervención su medida.Un saludo!

      Responder

Deja un comentario