¿TENER PARA SER O SER PARA TENER?

Con la toma de conciencia social sobre la neurodiversidad, se van produciendo muchos cambios no sólo en materia educativa, sino también en la relación familia-escuela. Los padres  y madres con hij@s con necesidades especiales han aprendido que son parte activa del proceso educativo. Saben que es importantísimo informarse porque necesitan herramientas para poder ayudar a sus hijos. Los docentes se forman cada vez más en materia de neurodiversidad, para poder ayudar a sus alumnos con necesidades educativas especiales.

También van cambiando los paradigmas sobre la educación. A diferencia de nuestros padres, que podían prometernos que si estudiábamos nos iría bien en la vida, entendiendo este bienestar en términos económicos, en la actualidad , como padres transmitimos a nuestros hijos la importancia del estudio, pero no podemos asegurarles que por ello les “irá bien en la vida”. En la era de las incertidumbres, ser padres tiene nuevos retos. Tener claro las ventajas de estudiar y dialogar fluidamente con ellos es importante para que ellos en un futuro lo tengan claro también.

El paradigma obsoleto de: 1ro HACER. 2do TENER. 3ro SER

Solemos transmitir a los hijos que, para tener determinadas cosas, o determinados privilegios, es necesario hacer determinadas cosas, para así finalmente llegar a ser lo que deseamos y finalmente así serán felices.

Comienza así una lucha en el trayecto educativo que los lleva a HACER determinado currículo, para TENER alguna certificación que lo llevará a SER alguien reconocido.

El problema es que no a todos se les da bien hacer determinadas cosas, o hacerlas de determinada forma. El conflicto entre escuela – estudiante – familia, frustra a todos, pero principalmente frustra al niño, que queda marcado como el “mal estudiante” o lo que es peor ” mal estudiante y mal hijo”.

Paradigma alternativo: 1ero SER, 2do HACER, 3ro TENER

Nuestros chicos, con su diagnóstico de Tourette u otra diversidad, vienen a derrumbarnos el obsoleto patrón para invitarnos a comprender la educación en otro sentido. Cuando aceptamos la neurodiversidad en nuestros hijos, comprendemos que ellos necesitan saber en primer lugar, QUIÉNES SON, CÓMO SON, cuáles son sus talentos, cuáles son sus puntos débiles, qué les gusta y que no. Porque en función a ello, es que será necesario HACER determinadas cosas, y como consecuencia de ello, TENDRÁN lo que se han propuesto en la vida. Porque, en definitiva, si quieren tener una vida sintiéndose a gusto con ellos mismos, tendremos primero que ayudarlos a descubrir quiénes son para saber hacia dónde está el camino de su felicidad…y no al revés. Y esto es aplicable a todas las personas, porque todos somos DIVERSOS, ÚNICOS.

Tan necesario como ayudarlos a superar sus dificultades relacionadas con la educación, será que desarrollen sus puntos fuertes, sus talentos. Este camino es mucho más motivador, porque es entonces cuando la enseñanza adquiere sentido para ellos. Aumenta su autoestima porque los posiciona en un lugar de aceptación y valoración tanto para ellos mismos como para el resto.

Ah!, por supuesto, recordad, que vuestros hijos “tienen” Tourette, “no son ” Tourette. Porque su “SER” como sabemos es muuucho más amplio que la etiqueta de Tourette.

2 comentarios en “Tourette, neurodiversidad y el paradigma de “Ser para Tener””

    • Exacto Lili!! trabajar en nuestro autoconocimiento, en la superación personal, en nuestra propia aceptación, de forma amplia, es la mejor manera de sacarnos de encima estas marcas de pseudoidentidad. Son solo diagnósticos que pueden explicar ciertas características, en un contexto sanitario, pero no pueden ser marcas de identidad que encorsetan y limitan. Y gracias por tu comentario!!

      Responder

Deja un comentario